ME GUSTA

Grandes esperanzas de Charles dickens


Otro nuevo libro del maestro victoriano que creó todo un estilo literario (como se conocen las novelas dickensianas) y que ha sido inspiración de los más grandes escritores posteriores y hasta la actualidad. Después del análisis de David Copperfiled, vuelvo a la carga con otra obra de arte del literato inglés.



Sinopsis:

El joven Pip es protagonista y narrador de una emotiva historia de iniciación en la que hay lugar para el amor y los giros del destino. Es huérfano y vive con su hermana, una mujer irascible que, aunque presume de haber criado a Pip «a mano», acostumbra a castigarlo con una vara con nombre propio. Su marido, un herrero bondadoso y débil de carácter, es el único aliado con el que cuenta el muchacho.
El primer hecho excepcional de la vida de Pip ocurre cuando un preso fugado le pide ayuda en mitad de la noche: necesita víveres, una lima y, por supuesto, discreción absoluta. En caso contrario, el siniestro fugitivo está dispuesto a arrancarle el corazón y el hígado. No es sencillo digerir semejante amenaza y además guardar el secreto, pero en breve algo mantendrá ocupada por completo la mente de Pip: conocerá a la señorita Havisham, una anciana adinerada y excéntrica que requerirá la presencia de Pip como pasatiempo para su protegida, la pequeña Estella. Pese al desprecio que le profesa la arrogante muchacha, Pip queda prendado de ella y se hace a sí mismo la promesa de convertirse en un caballero para ser digno de su amor. La oportunidad llega bajo la apariencia de un benefactor anónimo: alguien está dispuesto a hacerse cargo de sus estudios y respaldar su ascenso social.


Autor:


Inglaterra 1812-1870
Autor de 18 libros entre los que destaco: Oliver Twist, Cuentos de Navidad, David Copperfield, Tiempos difíciles e Historia de dos ciudades (este último es el libro más vendido de la historia tras la Biblia, 850 millones de ejemplares)
Uno de los mayores referentes de la literatura victoriana y gran precursor del humor y la ironía en sus obras. Consiguió tal veracidad en sus descripciones de las ciudades y personas que se le considera el maestro universal a la hora de conseguir que sus escenarios y personajes pasasen a la vida dentro de la imaginación de sus lectores.


Opinión personal:

A pesar de no ser un libro tan extenso como otros de la bibliografía de Dickens («solo» cuenta con 770 páginas), se hace denso por su habitual sistema de narración, sin usar descripciones fusionadas con la acción como ocurre en la actualidad. Un libro para degustar sin prisas y recreándose en la pluma del genio inglés, ya que sin duda los escenarios y las personalidades que describe son lo más valioso y característico de esta novela (así como del resto de su obra).
Y es que es imposible no meterse en la piel del inocente, algo egoísta y descocado Pip desde que es un niño hasta que resulta ser consciente de cuales son sus expectativas reales. Así como resulta imposible no apiadarse de la bondad de Joe, Biddy, Herbert o la simpleza de espíritu de Magwitch; odiar a Compeyson o sentir piedad por las pobres almas de la Srta. Havisham y de Estella.
Colores, olores y sensaciones se entremezclan con exquisitas descripciones de las casas, calles, cárceles, el río Támesis, etc., en la composición magistral de un entorno que podemos palpar y saborear casi tan bien como oímos los cañonazos que el señor Wemmick dispara cada tarde para agradar a su anciano padre.
La historia es lineal y va incrementando el interés hasta la última página.

Una vez dicho lo positivo, trataré de buscar algo negativo, si es posible en alguna de las obras de Dickens.
El ritmo narrativo lento, sin la más mínima prisa por avanzar en la historia, es lo más destacable como negativo en una época como la actual, en la que los lectores buscan terminar una novela en pocos días y no se plantean bajo ningún concepto recurrir a obras de arte de 770 páginas (ya no digamos obras de Tolstoi de más de 1500). Quizá sea mejor leer correctamente 15 obras de arte al años que 60 mininovelas que pasarán sin pena ni gloria por el mercado y por el cerebro de uno (opinión personal).
La historia podía haber sido narrada en 350 páginas sin omitir detalles valiosos, pero con un sistema narrativo que no existía en aquel entonces y que podría haber roto la magia de la historia tal como está escrita.
Por lo demás, no hay peros que poner a este imprescindible en la biblioteca de cualquier amante de la literatura.


Puntuación: 9,5 / 10

Comentarios

  1. Hola, este libro lo tengo en mis lista de clásicos pendientes, y por tu reseña me he animado muchísimo mas que antes para conseguirlo. Siento que voy a empatizar con el prota, además de que casi siempre me acostumbro al tipo de narración de antes. Aunque mucha gente lo considere pesado. Aunque eso si, me intimida la 'poca cantidad' de páginas que tiene.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por el comentario.
      Te garantizo que no te defrauda la historia, y la narrativa es de lo mejor, Dickens es uno de los mejores de la historia.
      Eso sí, si eres lector (o lectora) que gusta de historias rápidas y cortas, leer muchos libros al mes, leer rápido y sacar el significado del contexto, etc., no te lo recomiendo, ya que es un libro para leer despacio y comprender cada sensación, sentimiento, relaciones, descripciones y cada maravilla que muestra la literatura dickensiana. Si le das la oportunidad, hazlo con esa intención o te resultará pesado.
      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario