ME GUSTA

¿Por qué no vendo libros?

Hola, lectores:

Intentaré hoy, si me permitís hacerlo en clave de humor, dar las claves de un posible fracaso, quizás momentáneo o tal vez definitivo, en las ventas de tu libro. Sin más dilación, vamos a ello.



¿Cuánto tiempo llevas como escritor?
Mark Twain decía que necesitas tres años escribiendo sin parar, lanzando relatos y ensayos, antes de poder recoger los frutos, en el caso de que tu trabajo fuese bueno y gustase al público. Pero claro, ese era Mark Twain y los tiempos han cambiado, ahora se lee menos y hay más competencia, así que puede que el número de años debiera ser mayor para esperar a tener resultados. Olvidaos de la necesidad de inmediatez en las ventas, el triunfo requiere siempre sacrificio y perseverancia.

Por cierto, otra escritora, una que debía saber lo que hacía cuando ostenta el Record Guiness de ventas (más de 2.000 millones de ejemplares) decía que: «Te pasas veinte años intentándolo para triunfar de un día para otro» Ágatha Christie.

¿Cuánto has escrito?
La mayoría de escritores de éxito alcanzaron la fama después de varias novelas y docenas de relatos. Stephen King lo hizo con Carrie, su cuarta novela y con casi cien relatos a sus espaldas (y con dos décadas de trabajo duro escribiendo). ¿Pensabas triunfar con tu primera novela?

¿Conoces lo que debe tener una buena novela?
La mayoría contestaréis que una buena historia. Pero, ¿qué es una buena historia? Tal vez lo que resulte interesante para ti sea una porquería para el resto. Y por cierto, de nada sirve una gran historia si no está narrada como es debido. Nadie lee un libro lleno de faltas de ortografía, ni con fallos gramaticales, de puntuación, repeticiones o redundancias, ritmos discontinuos, malas descripciones de personajes y lugares, protagonistas no creíbles, situaciones no inmersivas, tramas extrañas que no están bien sostenidas en la historia, redacción demasiado simple (o excesivamente pedante), etc. Al final, el cómo se escribe es tan importante como la historia que cuentas. ¿No me crees? Pues tú mismo.

¿Qué publicidad haces de tus escritos?
Lo normal es enlazarla a diario en tus redes sociales, escribir breves reseñas o sinopsis, hacer composiciones de fotos atractivas para atraer a los lectores. Debes tener una web o blog donde poder mostrar más información y que te dé imagen seria como escritor, donde puedas tener una biografía y puedas presentarte a sus potenciales compradores. Si no existes como escritor, es difícil que se te tome en serio como tal. Recuerda lo frágil que es la compra de un lector a la hora de confiar en un escritor novel al que no conoce y por el que debe apostar frente a escritores consagrados.

No olvides lograr que otros hablen de tus escritos, sean lectores o quienes gestionen blogs y canales de Youtube literarios. Cuanta más visibilidad, a más público llegarás.

¿Dónde las vendes?
No vale con vender los libros desde tu casa, lo lógico es tener tus libros en Amazon y plataformas similares. Resulta poco profesional que vendas desde un blog o web. Mucha gente desconfía de que le envíes el libro una vez hayan pagado, o de posibles casos de reclamación o devolución.

¿A quién le gusta tu novela?
No vale con que te guste a ti, a tu madre o a tu pareja. Un libro debe gustar a lectores imparciales, a aquellos que no tienen por qué dorarte el ego. Si no es así, por mucho que creas que has escrito el nuevo Retrato de Dorian Grey, no vas a pasar de la docena de ventas, y eso con suerte.

¿Cuántas páginas tiene tu novela?
Cuantas más páginas tenga tu libro, más caro será debido a su coste de fabricación y porque te habrá llevado más tiempo escribirlo, pero piensa que libros como Anna Karenina o Guerra y Paz, ambos de Leon Tolstoi tienen más de 1.600 páginas y puedes comprarlos por 12 euros. Si tu libro se vende por 20 euros y tiene 500 páginas, estarás estableciendo una barrera psicológica muy fuerte de cara al comprador. Piensa que los compradores hacen un esfuerzo importante al apostar dinero por el libro de un escritor desconocido, si encima el libro es extenso, será una apuesta mayor; y si el precio es más alto, aún se complicará más la venta... ¿Lo captas?

¿Qué género trata tu historia?
Los géneros romántico y fantasía son eternos, pero otros van y vienen. Cuida la historia que escribes porque puede que no tenga seguidores. Quizá la pesca sea apasionante para ti, pero si escribes un libro sobre ese tema, tal vez el mercado no responda con el entusiasmo que tú pusiste en su redacción.

¿Tienes talento?
La he dejado para el final porque es la pregunta más incómoda de todas, sobre todo en una época de postureo y de egocentrismo (más aún entre quienes se consideran artistas). Todos nos creemos especiales y triunfadores, así que preferimos decir que no hemos logrado triunfar porque nos tienen envidia antes que reconocer la ausencia de talento. Si llevas diez años y quince libros publicados y no has convertido ninguno de ellos en best-seller, debes empezar a pensar que no estás hecho para la literatura. No te agobies, hay muchos más oficios.

Quizá tú tengas más motivos, si es así, no dudes en dejarlos aquí a modo de comentario. Espero que el artículo te sirva para analizar lo que puedes estar haciendo mal y lograr incrementar tus ventas.




Quizá te interese algún otro artículo de opinión de este blog.

Comentarios