ME GUSTA

¿Es una presentación necesaria para un escritor?


Debo reconocer que el título del artículo es un gancho para atraeros y mostraros mi opinión respecto a una costumbre que se ha popularizado estos años en demasía por parte de escritores noveles y otros no tanto, pero que no dejan de ser autoeditados o pertenecen a editoriales «no convencionales». Lo que quiero es mostrar desde el punto de vista del marketing lo que significa una presentación de una novedad literaria y una firma de libros con sus diferencias entre editoriales de siempre o las nuevas que tanto abundan en el sector.


La PRESENTACIÓN de un nuevo libro de un escritor se hace siempre de cara a los medios de comunicación: televisión, radio, prensa especializada, etc. Y su objetivo es mostrar la nueva obra de un escritor con tirón mediático (hace poco pudo verse, incluso online, la de Dan Brown para su libro Origen). En esa presentación, que se hace en una sala y frente a los miembros acreditados de la prensa, se hace un breve resumen sobre el libro (nada necesario ya que se ha enviado un dossier completo a cada uno de ellos varios días antes con toda esa información y más) y luego se establece un turno de preguntas sobre dudas. Los periodistas preguntan cosas como: ¿En una novela autobiográfica? ¿Por qué eligió ese país para la historia? ¿Es esta su mejor novela? Etc. Suele regalarse un ejemplar del libro con algunos accesorios extras a cada asistente y luego se hace un cóctel entre todos, mucho más informal y cercano de cara al escritor.

Las presentaciones no se hacían antes (ni ahora) con autores no famosos, ya que los medios no tenían el más mínimo interés en sus obras y no tenían ningún sentido organizarlas.

La FIRMA DE EJEMPLARES de un libro (sea nuevo o lleve cinco años en el mercado) es un baño de masas del escritor con respecto a sus lectores, con la finalidad principal de afianzar clientes de cara a futuras obras. Antes se hacía cuando un libro superaba con creces las expectativas de ventas previstas por la editorial, y solían ser gratis para editorial y escritor, ya que las librerías y centros comerciales se rifaban estos eventos a sabiendas de que venderían cientos de ejemplares. Los asistentes hacen cola con su ejemplar (comprado hace meses y ya leído) para que el escritor se lo dedique y, algunos, hacerse un selfie con él o ella. Esos asistentes son gente anónima que ha disfrutado de la lectura de ese libro y desea tenerlo dedicado. Sin más.

Bien, ahora volvamos a nuestra triste realidad, a lo que es una presentación y firma (TODO EN UNO) de un autor novel o autoeditado (o desconocido, como prefieras llamarlo) en la actualidad. Se trata de un evento que ha debido pagar el autor o la editorial (que es lo mismo que decir que lo paga el autor) y donde se reúnen los familiares, amigos y vecinos del mismo para oír que ha sacado una novela, aunque ya lo sepan desde hace meses, aparte de firmarles unos ejemplares que han tenido que comprar por compromiso. En el fondo no deja de ser un mini baño de masas entre caras conocidas con el único fin de sentir durante unas pocas horas que uno es escritor. Entiendo las firmas de libros en ferias y otros eventos, pero las presentaciones no tienen el más mínimo sentido ni desde el punto de vista del marketing de ventas, ni de el informar a los medios (que no hay ninguno) ni el de afianzar clientes que son familiares y amigos.

Siento decir a aquellos que les hace mucha ilusión ese tipo de saraos, que presentar un libro ante la familia no les hará vender más, ni ser más conocido ni ser un escritor de éxito. Para todo lo anterior hay que trabajar toda la vida, mejorar la escritura cada día, inventar mejores historias y perseverar hasta que una editorial de verdad se fije en ti.

Por desgracia, la presentación organizada por tu editorial es un evento que tapa la realidad oculta tras la mayoría de supuestas editoriales que han surgido en estos tiempos, la de quedarse con el 90% de los ingresos de un trabajo que te ha llevado meses-años realizar con mimo. La mayoría ni siquiera te hace publicidad, te matas a poner anuncios en redes sociales para que sean ellos los que se lleven el poco beneficio. Pero bueno, hablar de esas editoriales daría para cuatro o cinco artículos más. Solo os puedo recomendar que escribáis, si es lo que os gusta, escribid sin parar y aprended de lo que leéis y escribís. Si sois buenos, aparecerá una editorial de verdad, de las que pagan, no de las que cobran.

Comentarios

  1. Es curioso vengo pensando en ello hace tiempo y me confirmas que no soy la única que piensa eso.Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario